Noticias

GRAN REPUNTE DEL FURTIVISMO PARA EL AUTOCONSUMO

GRAN REPUNTE DEL FURTIVISMO PARA EL AUTOCONSUMO

08-01-2015

Datos no oficiales del Seprona (Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil) muestran un alto incremento del furtivismo sobre piezas de caza para abastecer la despensa, una práctica que ha aumentado con la crisis económica. Según el periódico online El Confidencial Digital, casi el 90% de los cazadores sin permiso que son detectados por la policía está persiguiendo una especie para alimentar a su propia familia.


Es una cifra para nada estadística. La Guardia Civil llega a esta conclusión porque la mayoría de los implicados reconocen recurrir a este tipo de caza ilegal cuando son detectados por la policía.


Este furtivismo se materializa sobre ejemplares hembras de caza mayor, por lo tanto sin trofeo. Las fuentes consultadas por el citado medio afirman que, al tratarse de hembras, el infractor está buscando carne para su propio consumo y no para su posesión o venta de trofeos de caza más o menos destacados. El mismo artículo detalla cómo se realizan dichas cazas. Muchos furtivos realizan sus cacerías provistos con silenciadores y prismáticos nocturnos.


A pesar de que todo indica que la caza sirve como una forma de apoyo para la economía familiar, a veces también se busca una fuente de ingresos adicional. Si la pieza puede ser vendida en el mercado, los cazadores furtivos buscan una compensación económica.


Este retrato del cazador ilegal hecho por la Seprona a principios de 2015, contrasta mucho con este otro reportaje, escrito en 2007, mucho antes de que la crisis se notará en los bolsillos.


Publicado en la revista dominical de El Mundo, este furtivo explica detalladamente cómo consigue acabar con la vida de 100 conejos en dos días, y afirma que sólo tiene miedo a la Guardia Civil.


En 2010 en España había más de un millón de cazadores con licencia, 161.994 de los cuales en Castilla la Mancha. Ese mismo año se cazaron 20.557.945 especies. La caza en Castilla la Mancha alcanzó, según registros oficiales, la cifra de 6.320.975 animales.


Para los cazadores con licencia, Las Beatas ofrece la mejor opción de alojamiento para cazadores con su hotel para caza en Ciudad Real, una de las regiones con más actividad cinegética del país. Datos no oficiales del Seprona (Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil) muestran un alto incremento del furtivismo sobre piezas de caza para abastecer la despensa, una práctica que ha aumentado con la crisis económica. Según el periódico online El Confidencial Digital, casi el 90% de los cazadores sin permiso que son detectados por la policía está persiguiendo una especie para alimentar a su propia familia.


Es una cifra para nada estadística. La Guardia Civil llega a esta conclusión porque la mayoría de los implicados reconocen recurrir a este tipo de caza ilegal cuando son detectados por la policía.


Este furtivismo se materializa sobre ejemplares hembras de caza mayor, por lo tanto sin trofeo. Las fuentes consultadas por el citado medio afirman que, al tratarse de hembras, el infractor está buscando carne para su propio consumo y no para su posesión o venta de trofeos de caza más o menos destacados. El mismo artículo detalla cómo se realizan dichas cazas. Muchos furtivos realizan sus cacerías provistos con silenciadores y prismáticos nocturnas.


A pesar de que todo indica que la caza sirve como una forma de apoyo para la economía familiar, a veces también se busca una fuente de ingresos adicional. Si la pieza puede ser vendida en el mercado, los cazadores furtivos buscan una compensación económica. Este retrato del cazador ilegal hecho por la Seprona a principios de 2015, contrasta mucho con este otro reportaje, escrito en 2007, mucho antes de que la crisis se notará en los bolsillos.


Publicado en la revista dominical de El Mundo, este furtivo explica detalladamente cómo consigue acabar con la vida de 100 conejos en dos días, y afirma que sólo tiene miedo a la Guardia Civil.


En 2010 en España había más de un millón de cazadores con licencia, 161.994 de los cuales en Castilla la Mancha. Ese mismo año se cazaron 20.557.945 especies. La caza en Castilla la Mancha alcanzó, según registros oficiales, la cifra de 6.320.975 animales.


Para los cazadores con licencia, Las Beatas ofrece la mejor opción de alojamiento para cazadores con su hotel para caza en Ciudad Real, una de las regiones con más actividad cinegética del país.


Esta web utiliza cookies para realizar estadísticas de su uso y navegación. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.